ARMAR UN ADECUADO PROYECTO DE VIDA DESDE LA JUVENTUD

La sociedad evoluciona y podemos evidenciar un talento increíble en la juventud. Así que vale la pena que ese potencial sea llevado a la práctica para generar una satisfacción individual y también un aporte importante para la sociedad.

Existen diferentes puntos de vista en cada persona. A veces se tiene a confundir el ‘vivir’ en el presente con falta de proyección y planteamiento de objetivos. Así que quiero darte la noticia de que vivir en el presente es maravilloso y gracias a este momento es que se logra tener un buen futuro. A continuación, te daré algunas pautas importantes para que las metas que deseas puedan desarrollarse óptimamente y no se conviertan en un impulso o motivación momentánea como lo es la época de cierre de año.

Reconocer que el mejor momento para plantearte objetivos es ahora:

Muchas veces esperamos un momento especial, ya sea un evento importante de nuestra vida, un cierre de año o el famoso lunes. Al pensar de esa manera lo único que le estás haciendo a tu mente, es enseñarle o reforzarle la procrastinación, es decir, la famosa postergación.

¡Antes de plantear cualquier objetivo de vida!

Establecer dónde estás ahora, este momento no es para entrar en un estado de melancolía, simplemente es para medir cómo estás en las diferentes áreas de tu vida: área laboral, familiar, pareja, crecimiento personal, espiritual, amigos, salud, hobbies y demás. Puedes agregar un número de 1 a 10 para tener una medición concreta, donde 10 indica que el área está muy bien trabajada y 1 indica que falta mucho por trabajar. Los resultados no tienen que ser perfectos, más bien, lo que se pretende es que al trabajar con las áreas se obtenga un equilibrio. Una vez estableces en donde estas, podrás reconocer hacia dónde quieres llegar.

Objetivos y metas claras desde tu juventud

En esta fase te planteas lo que quieres trabajar para equilibrar las áreas de tu vida. Es importante que te plantees un objetivo a la vez ya que cuando te planteas muchas cosas, tu cerebro puede saturarse y la energía que debe enfocarse se puede desvanecer. Cuando ya hayas avanzado en tu objetivo puedes continuar con el siguiente. Es muy importante que los objetivos, sean claros, específicos y planteados en positivo. También es importante que sepas para qué quieres hacerlo.

Por ejemplo: En el área de salud, quiero bajar 1 kilo por mes, durante tres meses, para sentirme más liviano, con mayor energía y con índices de colesterol adecuados. En el área de crecimiento personal, quiero leer un libro cada mes. Para incrementar mi cultura general, tener más temas de conversación, poder tener un pensamiento crítico en los diferentes aspectos de mi vida. etc.

Luego de establecer el ¿Qué? y el ¿Para qué? continúas con el ¿cómo?

En este punto se debe listar acciones claras en un tiempo específico. Por ejemplo:

✔️ Los miércoles y viernes, caminare 2 kilómetros a las 6 de la mañana.

✔️ Leeré los lunes, martes, y jueves 15 minutos cada día.

✔️ Recuerda, las ordenes entre más claras y específicas mucho mejor.

Es clave que reconozcas que en el camino vas a encontrar altos y bajos, y no todos los días te vas a sentir motivado, y es ahí cuando debes recordar en cómo te vas a sentir cuando logres alcanzar tus objetivos y la motivación pasará a ser disciplina.

No confundas tu objetivo con los medios que te llevan a alcanzarlos, a veces los medios pueden ser difíciles y no muy agradables, ya que te sacarán de tu zona habitual, pero finalmente si aprendes a verlos de forma funcional, reconocerás que te están llevando a un lugar diferente, donde puedes disfrutar de tus pasos.

Un futuro prometedor desde la juventud solo se logra haciendo las cosas en el único tiempo real, el presente. Nadie va a hacer las cosas por ti. Eres el arquitecto de tus proyectos, ¡Reconoce y muestra tu potencial!

Contacto

  • E-mail: info@carolobando.com

  • Teléfono: +593 985 927 245 

  • Edificio City Office piso 9 oficina 907, Dr Emilio Romero Menéndez


© Carol Obando PSICOLOGA PNL COACHING 

Call Now Button